Claudette Colvin

En 1955 en gran parte de EEUU se seguía aplicando el sistema de segregación, es decir, separación por razas.

Montgomery -Alabama- era uno de los muchos lugares donde regía ese sistema en los autobuses. Los blancos se sentaban delante y los negros detrás, pudiendo ocupar los negros los asientos del medio si no lo demandaba ningún blanco.

Claudette Colvin, con solo quince años de edad, ocupó uno de los asientos libres para blancos. Se negó a ceder su asiento a una mujer de raza blanca que entró después. Finalmente acudió la policía y fue arrestada.



Su caso nos recuerda al de Rosa Parks, que se negó a ceder el asiento a un blanco en un autobús y que dio lugar a protestas y boicots, respaldados por Luther King, que todavía no era muy conocido. Fue uno de los acontecimientos que reforzó la lucha por los derechos civiles y consiguió terminar con la segregación racial.

La heroicidad de Claudette Colvin, su valor y determinación, igual que Rosa Parks, son dignas de admiración. Sólo que Claudette Colvin además era una adolescente de sólo 15 años y lo hizo nueve meses antes.

Sin embargo, en los meses siguientes Claudette Colvin quedó embarazada. Siendo tan joven y madre soltera, la NAACP -asociación en defensa de los derechos civiles- prefirió tomar como ejemplo a Rosa Parks, mujer adulta, casada y con trabajo.

Es una historia de la que podemos sacar muchas conclusiones:

Junto a los grandes iconos, hay muchos héroes desconocidos que luchan por causas justas y la historia les olvida -en realidad, les olvidamos-.

Las causas más nobles para triunfar necesitan no sólo valor y tesón, sino también inteligencia y organización, como el movimiento por los Derechos Civiles en EEUU.

El sistema de segregación, de separación por razas, es racismo. Cualquier división entre las personas por raza, sexo, edad, origen, religión... siempre es contrario a los derechos humanos. Dividir a las personas por grupos es solo el primer paso para tratarlas de forma diferente.

Incluso entre los movimientos más nobles que luchan contra la discriminación pueden darse casos de discriminación. La lucha por lo que es justo nunca termina.

Este es mi homenaje a Claudette Colvin.

La Corte Suprema de EE.UU. puso fin al sistema de segregación, declarando en su Sentencia de 17 de mayo de 1954 -Brown vs. la Junta Nacional de Educación- que las instalaciones educacionales separadas son inherentemente desiguales y, por tanto, contrarias a la Constitución. Se dejaba sin efecto la jurisprudencia fijada en 1896 -Plessy vs. Ferguson-, que consideraba que la separación en centros escolares por razas -"separados pero iguales"- no era contraria a la Constitución.