Elecciones autonómicas en Cataluña. El recuento electoral

Ya se celebraron las elecciones autonómicas en Cataluña. Mucho se ha hablado de un posible hackeo o algún tipo de ataque informático. También de posibles manipulaciones. Incluso se han utilizado expresiones "gruesas", hablando de pucherazo.

Dichas posibilidades son descartables en cualquier procedimiento electoral en España. Para empezar, el recuento es totalmente manual, por lo que no existe riesgo de manipulación informática.

Hacemos aquí un repaso de la mecánica electoral, el recuento de votos, como ya hemos realizado en otras ocasiones.

¿Qué ocurre tras el cierre de las urnas?



El procedimiento se regula por la Ley Orgánica del Régimen Electoral General 
Los miembros de cada mesa electoral realizan el recuento y el resultado queda registrado en un acta. Las discrepancias se resuelven por mayoría. Los votos depositados se destruyen y sólo se conservan aquellos que han sido impugnados. Para evitar cualquier sospecha de manipulación, es conveniente que haya interventores de varios partidos que concurran a las elecciones y si, como es habitual, hay interventores de todos, mejor. 

El Acta de Escrutinio de cada Mesa Electoral es el documento esencial del recuento.
La Mesa hace públicos los resultados recogidos en el Acta:
1. Fijando copia del Acta de escrutinio a la entrada del Colegio.
2. Entregando una copia del Acta a los respectivos representantes de cada candidatura. 
3. Se expide una copia del Acta de escrutinio a un funcionario para facilitar la información provisional sobre los resultados de la elección que ha de proporcionar el Gobierno.
Con esta última información que se facilita a la Administración es con la que se hace el recuento la noche electoral y es la información que dan los organismos públicos. Aquí sí se utilizan medios informáticos. OJO, SE TRATA DE UNA INFORMACIÓN OFICIAL, PERO NO SON LOS RESULTADOS OFICIALES DE LAS ELECCIONES. No se tienen en cuenta las impugnaciones y en realidad es un procedimiento que queda en manos de la administración.
Cada mesa electoral prepara tres sobres:
1. El primero contiene el Acta que recoge los resultados electorales y el resto de documentación, incluyendo las papeletas impugnadas.
2. El segundo y el tercer sobre contienen copias del acta con los resultados.
Los dos primeros sobres los lleva el Presidente de Mesa al Juez de Primera Instancia y al Juez de Paz en las localidades más pequeñas.
El Juez se queda en el Juzgado con los segundos sobres y lleva los primeros a la Junta Electoral que vaya a hacer el recuento -las Juntas Electorales de Zona en las elecciones locales y en el resto a la Junta Electoral Provincial-.
Los sobre terceros los recoge de cada Mesa Electoral un funcionario del Servicio de Correos que los remite a la Junta Electoral.
EN DEFINITIVA:
- Las Actas las llevan por duplicado los Presidentes de las Mesas al Juez. 
- El Juez se queda con una copia de seguridad y lleva la original a la Junta Electoral.
- Otra copia del Acta la recoge un funcionario de correos y la lleva de la Mesa a la Junta Electoral.
El procedimiento está lleno de garantías. Se entregan los resultados a la administración y a los partidos políticos y se colocan en el mismo colegio. Además se remiten los resultados a la Junta Electoral por dos vías: correos y a través de los jueces. Otra copia se deja en los Juzgados.
El escrutinio oficial es realizado por las Juntas Electorales. Estos son los organismos que en realidad controlan todo el proceso electoral: la Junta Electoral Central, las Provinciales y las de Zona, éstas últimas por partido judicial. Están formadas en su mayoría por jueces y en menor número por licenciados en derecho, sociología o ciencias políticas. 
¿Cómo es el proceso de recuento oficial por las Juntas Electorales hasta que se proclaman los electos?
1. El escrutinio general se realiza el tercer día siguiente al de la votación en un acto público.
2. Los partidos disponen de un plazo de un día para presentar las reclamaciones y protestas.
3. La Junta Electoral resuelve por escrito en el plazo de un día.
4. Dicha resolución puede ser recurrida en el plazo de un día.
5. Al día siguiente de haberse interpuesto un recurso se remite a la Junta Electoral Central.
6. La Junta Electoral Central previa audiencia de las partes por plazo no superior a dos días, resuelve el recurso al día siguiente y traslada la resolución a las Juntas Electorales para que efectúen la proclamación de electos. 
7. Transcurridos los plazos sin que se produzcan reclamaciones o una vez resueltas por la Junta Electoral Central, las Juntas Electorales competentes procederán, dentro del día siguiente, a la proclamación de electos.
Dicha resolución puede ser recurrida judicialmente, fijándose unos plazos muy breves: 
1.  El recurso contencioso electoral se interpone ante la Junta Electoral correspondiente dentro de los tres días siguientes al acto de proclamación de electos.
2. Se remite el recurso al Tribunal competente: la Sala de lo Contencioso del Tribunal Supremo en las elecciones generales o al Parlamento Europeo y la Sala de lo ContenciosoAdministrativo del Tribunal Superior de Justicia en las elecciones autonómicas o locales. 
3. En el procedimiento interviene el Ministerio Fiscal y las candidaturas que hayan concurrido a las elecciones. Se establecen unos plazos breves para realizar alegaciones y pruebas y "la Sentencia se notifica a los interesados no más tarde del día trigésimo séptimo posterior a las elecciones".
4. Contra la Sentencia cabe recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional en plazo de tres días y el Tribunal Constitucional debe resolverlo  en quince días.
El sistema de recursos en la realidad se simplifica mucho. Normalmente los partidos políticos impugnan votos dudosos. Pero una vez que se conocen los resultados finales provisionales, si la estimación de dichas impugnaciones no influye en los resultados, los partidos desisten de sus recursos. Por ejemplo, sin un partido político impugna cien votos en distintas mesas electorales, pero con posterioridad tiene conocimiento de que aunque le estimasen las cien impugnaciones los resultados no cambiarían, desiste de sus recursos.
  
Se tardan dos meses desde que se celebran las elecciones y se conocen los resultados hasta que se proclaman oficialmente. ¿A qué se debe esto?
Porque así se evita que haya posteriores disputas sobre los resultados electorales. Desde un principio los votos se destruyen y no es posible un segundo recuento. Sólo se conservan las actas con los resultados y los votos impugnados. No se proclaman oficialmente los candidatos hasta que se ha agotado la reclamación ante la Junta Central, fijándose unos recursos muy rápidos ante la Jurisdicción Contencioso-Administrativa y al Tribunal Constitucional. 
Se consigue así que cuando se constituyen finalmente los órganos electos su mandato sea irrevocable. 
Se trata de un procedimiento público, seguro y transparente.