Leyendas Urbanas en Derecho IV: entran por una puerta y salen por otra

Es habitual, cuando algún detenido es puesto a disposición judicial y queda en libertad, oír la expresión:

"Entran por una puerta y salen por otra".

Se utiliza como una crítica a la administración de justicia. Lo que subyace es la idea general de que la policía hace su trabajo: detiene a los delincuentes. Pero todo queda en nada porque los jueces los "sueltan" (se supone que para que sigan delinquiendo).




En España hay en la actualidad 61.00 presos. Se trata de uno de los países con más presos de Europa, no sólo por los números totales sino en proporción a los habitantes.

En torno al 7,5% son mujeres.

Los presos preventivos son aproximadamente 7.700, algo más del diez por ciento del total.

Unos 17.000 son extranjeros.

La puesta en libertad de los detenidos suele ser en muchos casos provisional, a la espera de lo que ocurra tras el previsible juicio.

Las causas para el ingreso en prisión están tasadas en la Ley de Enjuiciamiento Criminal. Algo que no suele tenerse en cuenta es que sólo puede acordarse la prisión (provisional o como pena) si lo pide el fiscal o alguna acusación. Por muy graves que sean los hechos cometidos, si ni el fiscal ni ninguna otra acusación piden prisión, el juez no puede acordarla nunca.

España es uno de los países con menos delitos de Europa y sin embargo es uno de los países con más presos. Por tanto, la idea popular de que "entran por una puerta y salen por otra" es sencillamente falsa. Una leyenda urbana más.

Datos estadísticos obtenidos de Instituciones Penitenciarias.