El retrato de los Jueces

Cuando nos imaginamos un juicio, siempre pensamos que el Juez está allí, sentado en lo alto. En nuestra mente es una persona mayor -más de sesenta años- y damos por hecho que es un hombre.

¿Se corresponde nuestra imaginación con la realidad?

Desde luego que no.

Para empezar, el Juez en España no está sentado en lo alto. Como ordena la Ley Orgánica del Poder Judicial -art. 187.2-, está sentado a la misma altura que Fiscales, Abogados y Procuradores. En cualquier lugar en que alguien se dirige al público o modera una reunión ocupa una posición más elevada. Los jueces en España no. Curiosamente, en los países en los que el Juez está sentado mucho más alto -EE.UU., Gran Bretaña-, hay mayor independencia judicial.

Luego está el clásico martillo. Es un reflejo de las películas y series de televisión. Aquí no hay martillo de madera.

Pero el dato que más sorprende es que los jueces no sólo no tienen de media sesenta y tantos años, sino que en su mayoría son mujeres. Y esta mayoría se acentúa entre los jueces más jóvenes. Es un fenómeno que va a más. De modo que el cargo de Juez se está transformando en algo típicamente femenino.

En la publicación del Consejo General del Poder Judicial "Informe sobre la estructura de la carrera judicial" vienen desglosados todos los datos. Merece la pena consultarlo.

Las mujeres no pudieron acceder a la carrera judicial en España hasta la Ley 96/1966.  La propia exposición de motivos de la ley intenta justificar que esta discriminación no se debía a que se considerase que las mujeres no estaban capacitadas para ello, sino a una "protección de sus sentimientos".

María Jover Carrión fue la primera juez mujer con el cargo de Juez Comarcal en 1972. La primera mujer que aprobó las oposiciones de juez de carrera fue Josefina Triguero en 1977 (fuente CGPJ).

Las mujeres aún no son mayoría en el Tribunal Supremo, entre los Presidentes de las Audiencias Provinciales y los Tribunales Superiores de Justicia. Aunque es una cuestión de tiempo, conforme vayan siendo mayoría entre los puestos de mayor antigüedad.

Son muchos los países en los que las mujeres aún no pueden ser magistradas.