¿A quién le roban?

El dinero, como todo el mundo sabe, se encuentra en los bancos. Los particulares y las empresas ahorran y allí tienen depositados sus euros.

¿Qué ocurre en aquellos casos en los que alguien, haciéndose pasar por el titular de la cuenta, saca el dinero que no le pertenece? 

A veces es una persona que se hace pasar por el titular de la cuenta y nadie lo comprueba en la oficina bancaria. Más frecuente es el caso de transferencias electrónicas no consentidas por el titular de la cuenta. 

En todos estos casos se considera que se está robando al titular de la cuenta. Lo cual es un grave error.

En cualquier contrato de depósito o apertura de cuenta bancaria, el titular lleva el dinero al banco. Pero el dinero ya no está allí. Sencillamente, el dinero pasa a ser propiedad del banco y el banco pasa a ser deudor del cliente. La personas no "tenemos" dinero en el banco. El banco es dueño del dinero y nos lo debe a nosotros.

Teniendo lo anterior en cuenta, si alguien engaña al banco y obtiene un dinero que no le pertenece ¿A quién roba? ¿Al dueño de la cuenta o al banco? 

Sin ninguna duda, al banco. 

El dinero es propiedad del banco. Engañan al banco. El banco indebidamente lo transfiere. Por tanto, al que le han robado es al banco. 

Imaginémonos que recibimos un correo electrónico donde se nos facilita un nuevo número de cuenta para pagar la hipoteca. Pasado un tiempo descubrimos que hemos sido objeto de una estafa y el dinero está yendo a una cuenta del estafador en el extranjero ¿Estará conforme el banco si le decimos que en realidad les han estafado a ellos y no a nosotros? ¿O nos reclamará el pago de esas cuotas qué creíamos estar pagando?

Otro supuesto: prestamos dinero a un amigo. El amigo se lleva el dinero. Y pasados unos meses, el amigo nos llama y nos dice que no nos va a pagar, porque se confundió y le dio el dinero a otra persona creyendo que éramos nosotros. ¿No nos parecería un disparate?

Pues ese disparate se les permite  a las entidades financieras. 

En definitiva, si alguien engaña a una entidad financiera y le sustrae el dinero, es la entidad financiera la perjudicada. Y el banco no puede decir que en realidad el dinero se lo han sustraído a la persona titular de la cuenta.