Kosovo y Crimea: la doble vara de medir.

Artículo de Araceli Mangas Martín, Catedrática de Derecho Constitucional, publicado en El Mundo 

La invasión armada de un Estado soberano, como es Ucrania, por otro Estado, Rusia, cualesquiera que sean sus motivos, es siempre una grave infracción de la más importante norma del Derecho internacional, como sucedió cuando estados de la OTAN invadieron Serbia y le arrebataron Kosovo. Además, tratar de justificar invasiones buenas en función de los intereses estratégicos propios o coartadas humanitarias es abonar el futuro con actos semejantes de la parte adversa que siempre calcará sus acciones en nuestro precedente. 

El Gobierno ruso no necesita aprender inmoralidad en Occidente. El presidente Putin es, desde hace tiempo, uno de los dirigentes mundiales más abyectos. Pero Rusia aprendió muy pronto del desprecio al Derecho internacional mostrado por estados ejemplarmente democráticos como los de la OTAN cuando invadieron Serbia y programaron la ruta para romper deliberadamente la integridad territorial de Serbia y constituir en Kosovo un Estado fantasma bajo protectorado de la UE (2007). Al año siguiente, Rusia, bajo la coartada de la protección de los derechos humanos de los rusos, invadieron la débil Georgia y creó dos estados de ficción en Osetia del Sur y Abjasia.

Para leer el artículo entero, pincha aquí.