STS 966/2013, Atenuante dilaciones indebidas


En la STS 966/2013, de 20 de diciembre, se resuelve sobre la procedencia de aplicar la atenuante de dilaciones indebidas del art. 21.6 del Código penal. El art. 21.6 del CP considera atenuante "la dilación extraordinaria e indebida en la tramitación del procedimiento, siempre que no sea atribuible al propio inculpado y que no guarde proporción con la complejidad de la causa".

En la sentencia condenatoria recurrida (SAP Lugo 49/2013, de 4 de marzo) se había desestimado la aplicación de dicha atenuante en los siguientes términos: 

Si bien es cierto que en el curso de las actuaciones ha existido un parón injustificado, desde el auto de transformación en PA y hasta el Auto de apertura del juicio oral, pero hemos de entender que si bien la instrucción de la causa, y sobre todo el periodo intermedio, se prolongó más de lo deseable no lo ha de ser menos que el cómputo total no excede del periodo dilatado que, generalmente y de manera no deseable, se suelen prolongar las actuaciones en los Juzgados, debido a la sobrecarga que sufren los órganos judiciales en su normal discurrir.

La STS considera aplicable la atenuante, rechazando la anterior argumentación. 

La existencia de un volumen de trabajo en la administración de justicia alejado de lo que podrían considerarse los estándares deseables, no puede operar como elemento de exclusión de la atenuante prevista  en el art. 21.6 del CP . La carencia de medios no es incompatible, desde luego, con una dedicación que impida paralizaciones injustificadas del procedimiento (el subrayado es mío).